Uncategorized

One of my classes @ ESADE

When I was a student many times I wondered how was a class experience in other universities or Business Schools, particularly the ones that we all admire. With time I got the opportunity to attend classes in many of the most prestigious universities around the world. I learnt a lot with that, both as a student or as a teacher. Still learning and still trying to improve every day.

Thanks to the nice marketing people @ Esade (thanks Lidia & Noemi) I got a recording of one of my classes. It was totally unexpected and I thought it will be a nice idea to share it with you. This class is a short version of a longer one that I normally use as an intro to platforms.

I am certainly not the best professor @ Esade and I really hope not to be the worst, at least I try not to. Still learning and still a lot to learn !!!

 

A vueltas con Über …

uber-volvo-self-driving

 

Como si se tratase de una casualidad del destino hace pocos días hice un post sobre los conductores de über en San Francisco y la compañía acaba de anunciar que este mismo mes de Julio empezará con las pruebas en escenarios reales de su vehículo auto-conducido.

Se trata de un Volvo XC90 (Über tenia un acuerdo con Volvo para el desarrollo conjunto de su vehículo auto-conducido). Nada menos que 100 vehículos estarán disponibles a partir de este mismo mes para todos los usuarios de Über en Pittsburg.

En los vehículos un ingeniero de la compañía estará tomando datos y asistiendo si hiciese falta. Asimismo un ordenador refrigerado con liquido en el portaequipajes recogerá toda la información de los trayectos.

Por cierto si coges un über autoconducido en Pittsburg el trayecto te saldrá gratis :-)))

Read More

Lo que te cuentan los conductores de Über

File illustration picture showing the logo of car-sharing service app Uber on a smartphone next to the picture of an official German taxi sign in Frankfurt, September 15, 2014. A Frankfurt court earlier this month instituted a temporary injunction against Uber from offering car-sharing services across Germany. San Francisco-based Uber, which allows users to summon taxi-like services on their smartphones, offers two main services, Uber, its classic low-cost, limousine pick-up service, and Uberpop, a newer ride-sharing service, which connects private drivers to passengers - an established practice in Germany that nonetheless operates in a legal grey area of rules governing commercial transportation.    REUTERS/Kai Pfaffenbach/Files  (GERMANY - Tags: BUSINESS EMPLOYMENT CRIME LAW TRANSPORT)

Estos días estoy en San Francisco, la culpa la tiene la conferencia de la Academy of Management y he aprovechado para visitar a amigos en Berkley y Stanford y avanzar en la organización de eventos y viajes en Esade. En Diciembre tenemos la World Open Innovation Conference y estamos lanzando nuevos programas, así que hay mucho que hacer. 

En San Francisco, no hay muchos taxis, de hecho nunca los ha habido. Particularmente si estás un poco alejado del centro o es de noche, siempre ha costado encontrar uno. Quizás ésta sea una de las razones por las que todo el mundo que conozco allí usa Über. Yo, como soy un fan de Über, pues he usado también mucho este servicio y he aprovechado para conversar con los conductores y enterarme de lo que piensan de un tema como éste tan candente en España. Más que hablar lo que hecho es escuchar, escuchar es a menudo más importante que hablar. Todos me han contado cosas interesantes que me gustaría compartir con vosotros. 

El taxi moderno aparece a finales del XIX, primero en Londres y después en Europa y América. Como curiosidad, el taxímetro fue inventado por tres alemanes, a uno de ellos, Bruyn, lo echaron a un río un grupo de taxistas porque estaban en contra del invento. Las movilizaciones no son pues algo nuevo. En 1907 la ciudad de Nueva York importó una flota de vehículos de París y los pinto de amarillo para darles más visibilidad. La mayor parte de ciudades copiaron esta sencilla innovación, pero con sus propios colores, ¡claro!

Read More

Apple pay. ¿Nos vamos a olvidar pronto de las tarjetas de crédito?

apple-pay-tim-cookUno de los anuncios más esperados de Apple fue Apple pay. ¿Quien no quiere deshacerse del montón de tarjetas que abultan nuestra cartera? Desde la del gimnasio hasta la del super pasando por las de crédito. Apple pay promete acabar con esta situación colocándolas en el iPhone. ¿Fantástico no?

Apple pay está realmente bien hecho. No tienes ni que abrir el iPhone, sólo con acercarlo y poner el dedo puedes pagar, y si quieres utilizar otra tarjeta entonces abres la aplicación y seleccionas otra. ¿Y si te roban el iPhone? No hay problema, ¡sin tu dedo no van a pagar nada !

Parece perfecto ¿no? Entonces, ¿cuál es el problema si es que hay alguno?

Os habéis preguntado alguna vez porque en los USA no tienen tarjetas con chip, omnipresentes en Europa. La primera respuesta, un tanto chovinista, es que en esto Europa está más adelantada. Bien, claro, pero ¿por qué?

En Estados Unidos las empresas de tarjetas han logrado traspasar el riesgo del fraude a los comerciantes, ellos compran los terminales y ellos asumen el riesgo del impago. De esta forma hay poco incentivo para el cambio tecnológico por parte del emisor de tarjetas y los comerciantes están atomizados y les es difícil. En cambio en Europa quién asume el riesgo son los emisores vía los bancos. Sólo ahora los comerciantes de Estados Unidos empiezan a presionar con las tarjetas chip que sirven básicamente para reducir el fraude, utilizando esta tecnología con sus propias tarjetas, aquellas que ellos mismos emiten.

Todo esto ha hecho que emisores potentes como Walmart o Starbucks puedan decidir si entran o no en Apple Pay y si, habéis acertado, de momento han decidido que no. ¿Y en Europa? Bueno, hay que convencer a los emisores y los bancos, como siempre poco propicios a compartir comisiones en beneficio de terceros sea éstos los consumidores o no.

Así que Apple Pay es un producto fantástico que solucionaría perfectamente el problema al que se dirige, pero … una vez más no se trata sólo de tecnología.

Hola – de nuevo :-)

Empecé a blogear hacia el 2004 y estuve allí aunque de forma muy intermitente durante unos 7 años. Hace casi tres años que lo dejé, convencido que este mundo se había transformado y ahora era el turno del micro-blogging y de facebook. Podéis acercaros a esta parte de mi vida si os apetece espero que os resulte interesante.

Después de darle muchas vueltas he decido volver. Es parte de una reflexión más general, creo que la creación de contenidos y de opinión es algo importante y que aquellos que hacemos cosas en investigación debemos procurar que lo que encontramos se difunda más allá del ámbito académico. Debemos, creo yo, hacer lo posible por contribuir con nuestra voz en el mundo real y tratar de aportar allí.

Este blog está centrado en lo que es mi actividad principal: la innovación y particularmente la innovación abierta, las Smart Cities y su gobernanza. Me interesa especialmente la policy, las políticas de innovación tanto a nivel de país como de organización. Particularmente me fascina la intersección entre sociedad y tecnología y como ésta afecta nuestra capacidad de conectarnos de relacionarnos y finalmente de innovar, de encontrar soluciones nuevas a viejos problemas o propuestas nuevas que no solucionan nada viejo.

En el mundo actual hemos pasado de competir primero con los factores, en precio, a competir después con productividad. Productividad ha sido y es la palabra clave en nuestras industrias y en nuestra sociedad, es aquello que en gran medida determina nuestra capacidad de crecimiento. Pero finalmente, competimos en innovación. No se trata de hacer las mismas cosas mejor, se trata de hacerlas de manera diferente o de hacer cosas diferentes, se trata de innovar.

Este cambio en la forma de competir es importante a nivel de país y de organización pero también lo es a nivel personal. Mi objetivo no es otro que aportar mi grano de arena para que todos abracemos este nuevo mundo que compite innovando.